Motörhead regresa a México y conquista al Distrito Federal

Foto: Edgar SG

Foto: Edgar SG

El domo del Palacio de los Deportes, sede oficial de los conciertos más importantes del género del Metal en nuestro país, fue testigo del regreso de grandes de la música de los riffs pesados y rápidos, como del cabello largo en el Force Fest de este año que congregó a bandas importantes de la escena musical como: Pinhead, Haggard, Moonspell de Portugal, Suicidal Tendencies, Testament y Antrax  con el regreso, después de una larga ausencia de los ingleses de Motörhead.

El evento inició puntal, a las 4:00 la primera banda, Pinhead, procedentes del estado de Texas en EU, tocó el escenario para prender al poco público que empezaba a llegar al recinto; la banda se caracteriza por el uso de máscaras para solo concentrarse en la música, tuvieron una buena presentación en el festival.

Alrededor de las 4:30, el escenario tuvo un giro muy grande con la presentación del grupo sinfónico Haggard, banda que se caracteriza por el uso de la música clásica como principal inspiración; con una intervención de 60 minutos, se mostraron satisfechos por la aceptación del público mexicano, interpretando canciones como  “Awaking The Centuries”  y con una respetuosa interpretación del Himno Nacional, concluyeron satisfactoriamente su participación.

Después llegó el turno de la banda portuguesa Moonspell, quienes pese a tener una buena participación, solamente tocaron por aproximadamente 30 minutos debido a cuestiones de tiempo, pero fue necesario para que la gente se entregara a la banda al interpretar temas de su repertorio como “Alma mater”. El recinto ya mostraba un lleno total, todos expectantes e impacientes por ver a la banda principal.

Foto: Edgar SG

Foto: Edgar SG

Llegó el momento de otro cambio al género del metal, algo de Croos over de parte de la banda californeana, Suicidal Tendencies, la que desde la primera rola despertó los mosh pit’s salvajes que alimentó las ansias de los espectadores, “Psycho Vision”, “Break me Down”  y “Ice T”.

El reloj marcaba las 8:20 cuando una de las bandas esperadas de la noche se hacía presente Testament, desbordando en gritos de júbilo a los fans presentes  con los primeros acordes de “Rise Up”.

Con una hora de participación y con la interpretación de canciones como “Into the Pit”, “Native Blood” y “Over the Wall”, Testament dejó el escenario para dar entrada a los desaparecidos Anthrax, que con canciones como “Caught in a Mosh”, “March of the S.O.D.”, un imponente cover de AC/DC “T.N.T.” y la rola “I Am the Law”, hicieron vibrar el domo de acero.

Foto: Edgar SG

Foto: Edgar SG

Después de 13 años de ausencia en territorio mexicano, Motörhead, la banda de Lemmy, Phil y Mikkey, destrozó desde el primer segundo el Palacio de los Deportes con  “I Know How to Die”, tema de su material The Wörld is Yours.

El público mostró con entusiasmo y con gritos desgarradores la esperada llegada de estas leyendas del rock, para corear temas como “Damage Case”, “Metropolis”, “Rock It” y “Ove The Top”.

Foto: Edgar SG

Foto: Edgar SG

Lemmy, ya con sus 67 años, desmostó que sigue siendo uno de los estandartes del metal, aunque su interacción con el público mexicano fue muy escasa, los fans se mostraron complacidos con su presentación, igual que con el impactante solo de batería de Mikkey a la mitad de “The One To sing the Blues” y su habilidad con las batacas, la cual se llevó los gritos de todos los asistentes.

Cantaron a pulmón clásicos como “Ace of Spades” y  7 minutos de “Overkill”, con la que cerraron su participación y le dieron fin al festival.

Motörhead sigue siendo una de las bandas más impactantes en el rock, no solo por su estilo y música, sino por los años que siguen manteniendo ese sonido en los tops del metal mundial, rompiendo con las brechas generacionales y  del tiempo.

 

Comments

comments

Sobre El Autor

Fotógrafo, periodista y amante del rock en todas sus variantes. Músico de escuela, ávido lector, disfruto del cine de terror, acción y de comedia. Fan a muerte de los Ramones, conocido como Chucho Ramone.