Txt: M!
Foto: Jhon Kid

El nombre de los Mystery Jets les queda como anillo al dedo. Las figuras principales de esta agrupación inglesa son Blaine y Henry Harrison. La peculiaridad de la banda no sólo reside en la particular vestimenta y aspecto de ambos integrantes, sino en su disparada diferencia de edades. Henry y Blaine son padre e hijo, después de que estuvieran separados por el divorcio de la madre de Blaine comenzaron a componer y grabar canciones. Blaine tiene una enfermedad que le impide caminar pero no limita su capacidad maravillosa de componer y tocar múltiples instrumentos.

Pasadas las diez de la noche el caluroso recinto del Voilá en Antara abrió sus telones para mostrarnos a Suave as Hell. La banda venía preparada para un set acústico pero cambió de opinión en el soundcheck, a pesar de lo improvisado de sus instrumentos la banda se defendió tocando canciones conocidas y completamente nuevas, incluso estrenaron una tan reciente que ni nombre le habían puesto.

Al bajarse Suave as Hell tardó un poco en subir la banda principal, pero desde el momento en que el telón se abrió el público se emocionó. Arrancaron fuerte con canciones movidas y conocidas. Entre las primeras canciones estuvo “Young Love”, que a pesar de tener una voz femenina en la versión del disco, el tono que alcanzó Blaine no defraudó la versión original. No bajaron la guardia de los asistentes ni cuando tocaron canciones más calmadas. La dinámica interna del grupo era impresionante y conmovedora.

Constantemente se reían entre ellos y se hacían halagos, la respuesta del público mexicano los conmovió y emocionó tanto que prometieron volver en corto. A pesar de que el cartel señalaba que sería un set aústico, la banda tocó con todos sus instrumentos bien conectados y no se extrañó la promesa. Los Mystery Jets tienen mucha energía en el escenario y sus versiones en vivo son aún mejores que las del disco. Salimos todos los asistentes conmovidos y esperando que cumplan su promesa de volver.

Comments

comments