Llego una edición más del Vive Latino, una que no emocionaba mucho por tener un cartel limitado; en comparación con ediciones anteriores. Sin embargo más de 80 mil personas se dieron cita en el Foro Sol para continuar la tradición de dos días que se remonta desde 1998. Para el primer día de actividades del festival contamos con la presencia de talento de diversos géneros y latitudes; ritmos diversos que iban desde el ska (una institución en #VL) hasta el grupero. Sin dudarlo, me parece una edición que disfruta de la diversidad, que comienza a sacudir el gen “rockero” y abre espacios para todos.

Precisamente, cuando retomamos el espacio de la diversidad, dio gusto ver a Bronco cerrando el día. Lo único lastimoso fue la (un tanto) forzada intervención de artistas “rockeros” para acompañar en temas que sencillamente no lo necesitaban. Por lo demás, y salvo algunos detalles, fue un excelente arranque para el Vive Latino.

Lo bueno

La diversidad de propuestas. Ver proyectos tan dispares como Fanko, Meme, Morenito de Fuego o Bronco el mismo día sorprende. Además de que llama la atención sobre la madurez y la tolerancia que ahora tienen los asistentes al Vive Latino. Aplauso para ellos.

Sudamérica presente. Colombia y Argentina son países invitados de forma recurrente. Esteman y Diamante Eléctrico merecen una mención especial por la madurez que presentan en el escenario. Por su lado, Los Caligaris sorprendieron en un horario de antesala. Los cordobeses no “se rajaron” y mostraron que en un tiempo corto estarán listos para cerrar un festival de la altura del Vive. Los Fabulosos Cadillacs son garantía, aunque comienza a ser cansado el setlist de hits.

Los nuevos (y los no tanto). Dio mucho gusto ver a agrupaciones como Candy, Beta y Costera, por mencionar algunas. Aunque algunas no eran tan nuevas o tenían integrantes experimentados, siempre tiene un toque especial ver como ciertas agrupaciones pueden desarrollarse en el circuito de festivales mexicano.

España (y olé!). Izal va en camino a ser la nueva “spanish thing” que la rompa en México. Justo como otras agrupaciones ibéricas lo han hecho en los últimos años. Con mucha energía demostraron que cuentan con una base sólida de seguidores en México y que van en camino ascendente. Jarabe de Palo fue sabroso, increíble y memorable; ver a Pau Donés entregando el alma en el escenario será recordado por toda la historia del festival.

Te puede interesar  "A Simple Love", el nuevo vídeo de amor activista de Moby

Make México Rage Again. Puro poder con Prophets of Rage, los más chavos quizá no entiendan la importancia de tener a una agrupación de calibre. ¡Pero por dios! Tuvieron una actuación épica y digna de ser anotada como una propuesta para volver y dar un show en solitario (por favar!!!!).

Tengo un amigo Bronco. El cierre con la agrupación de Lupe Esparza dejó claro que la musical tradicional mexicana viene insertada en el gen mexicano. Ya no importaba la edad, ni los gustos musicales: el Foro Sol volcó sus baterías para disfrutar a Bronco. Una delicia… Para los más jóvenes habrá que mencionar que Bronco pertenece a la élite de grupos han llenado el Estadio Azteca. (PUM).

Lo malo

Demasiados eventos alternos. La carpa Ambulante, la carpa Comedy… Y una infinidad de actividades patrocinadas son demasiado distractor para el usuario. Quizá me parecían justificables cuando teníamos un festival de 3 o 4 días, con más de 100 agrupaciones. Hoy el ritmo regresa a sus orígenes, pero la oferta no cede. Creo que deberían poner más atención en las ofertas sonoras y convertir el área infantil “El parque” en un verdadero escenario de música para niños. Tomen nota.

El audio. Nunca dejaré de quejarme del audio del festival. Un pésimo sonido para las bandas abridoras que después, como por arte de magia, logra componerse a medida que avanza el tiempo. Con temor a equivocarme pero parece una falta de respeto constante para el público y las agrupaciones. Como única excepción pongo el escenario principal que desde el principio no presentó tantos problemas de sonido.

Los costos de ¡todo! Entiendo, el dólar está por las nubes, pero ¿eso justifica precios tan altos? Por primera vez no regresé con cambio al llevar un billete de 500 pesos. La inflación ha pegado fuerte a los precios de mercancía pirata y oficial, discos y comida 🙁 #aiuda

Momentos Indio. Nació como un escenario de jamming sorpresa, creció y murió tan rápido como la banda de metal de Cristian Castro. Cada año sorprende menos y queda muy por debajo del escenario de sorpresas de cierto festival norteño. Tal vez mañana tenga algo impresionante que mostrar (¿Austin TV?).

Las fotos

 

Comments

comments