Por José Hipólito

Fue una noche de grandes bandas, pero la banda que se llevó la noche fue la banda de jóvenes que llegó al Auditorio Nacional. Aún no comenzaba el concierto y los gritos ya chocaban contra las paredes del Coloso de Reforma. Miles de jóvenes gritaban eufóricos ante la emoción de ver dos de las bandas de rock más grandes de nuestros tiempos, los argentinos de Babasónicos y los mexicanos de Zoé.

En punto de las 20:20 horas entra al escenario Adrián Dárgelos, vocalista de Babasónicos y esa fue la señal para que el Auditorio en pleno se convirtiera en un solo ente hambriento de rock. Los miles de jóvenes reunidos se pusieron en pie de inmediato para cantar junto con sus ídolos.

La noche comenzó con siete canciones al hilo sin pausa. Entre ellas estuvieron “Cuello rojo”, “Yo anuncio”, “El ídolo”, “El Pozo”, “Pendejo”, “La Amas” y “Pijamas”. Ni por un minuto los asistentes dejaron de bailar y cantar con todo el poder de las gargantas al unísono de los argentinos que se entregaron con todo lo que traían.

Siguieron con canciones como “El colmo”, “Diablo”, “Cómo”; para después seguir con algunas que se han convertido en clásicas del rock en español como “Así”, “Putita”, “Carisma”, “Yegua” y “El loco”.

En total fueron más de 20 canciones y más de dos horas de rock de la mejor calidad. Después de cerrar con “Microdancing” y “Rabioso”, el público exigió su regreso en dos ocasiones más. El cierre final fue con las rolas “Natural” y “Irresponsables”.

Te puede interesar  Torreblanca@Caradura



Después tocó el turno a los mexicanos de Zoé, quienes comenzaron su intervención con “No hay dolor” y “Reptilectric”, que volvió a prender al público que no dejó de gritar y bailar al ritmo del rock nacional.

“Sombra”, “Vía Láctea” y “Vinyl” fueron parte de los éxitos que los regiomontanos tocaron para un público que parecía no cansarse aún cuando llevaba casi dos horas de pie y gritando con la garganta en pleno.

Sin bajar la emoción de un público que se llevó la noche con su entrega, Zoé interpretó temas como “P&L”, “Nunca”, “Nada” y “Resiste”. Fue increíble ver cómo los jóvenes seguían entregándose completamente a la noche y al rock.

El concierto siguió y tocó el turno a “Fantasma”, “Últimos”, “Corazón”, “No me das” y “Soñé”. Zoé cerraba en lo más alto su participación. Sin embargo, el público exigía todavía más. Regresaron al menos en dos ocasiones para entregar “Poli” y “Luna”. Pero aún fueron necesarias dos rolas más para que terminara la noche; “Dead” y “Dtc”.


Así terminó una de las noches más prendidas del Auditorio Nacional con más de tres horas de rock en español vibrando por todo lo alto en la noche.

Reseña cortesia de ocesa.com.mx
Fotos de Toni Francois.

Comments

comments